Ecuatorianos son la pareja de casados más longeva del mundo

Ecuatorianos son la pareja de casados más longeva del mundo

Llevan 79 años de feliz unión

Julio César Mora Tapia, nacido el 10 de marzo de 1910 (110 años) y Waldramina Maclovia Quinteros Reyes, nacida el 16 de octubre de 1915 (104 años), han construido una linda historia de amor en un matrimonio que cumple 79 años y cada día se fortalece más.

Juntos han disfrutado de las alegrías, así mismo han tenido que enfrentar desafíos y dificultades. Sin embargo, el cariño, amor y respeto que se tienen los ha convertido en los poseedores oficiales de un récord de Guinness World Records que los honra con el título de ser la pareja de casados más longeva del mundo. Los dos tienen una edad combinada de 214 años y 358 días.

Oriundos de Ecuador, Julio César y Waldramina dedicaron su vida a la docencia, hoy en día se encuentran disfrutando de su jubilación. Su historia comenzó, cuando Waldramina durante su periodo de vacaciones escolares iba a visitar a su hermana quien vivían en el mismo edificio de Julio César. El esposo de su hermana era primo de él, así fue como se conocieron, crearon una linda amistad que fue la base de una relación amorosa que se consolidó siete años después con el matrimonio.

Waldramina encontró en Julio César un hombre cariñoso con espíritu joven y gran potencial literario que la cautivaba con lindas poesías escritas por él. Julio César, se enamoró de Waldramina por su particular belleza, conversaciones incesantes y su gran corazón combinado con un carácter firme.

Pareja se casó en 1941

Así fue que la pareja decidió casarse el 7 de febrero de 1941. Fue una celebración íntima y secreta, ya que los familiares de los novios no estaban de acuerdo con el matrimonio. Sin embargo, estuvieron acompañados de sus padrinos y amigos más cercanos. Esta unión se llevó a cabo en la iglesia más antigua de Quito, “La Iglesia de El Belén”.

Son padres de cinco hijos, todos profesionales, piensan que ese es uno de los mayores logros y mejores legados que les han podido dejar a su familia pues consideran que la educación es la base del desarrollo de la sociedad.

«La educación nos permitió trazar una ruta para todas las generaciones de nuestra gran familia» mencionó la pareja.

El hijo mayor falleció a los 58 años y hoy tienen una inmensa familia compuesta por 11 nietos, 21 bisnietos y 9 tataranietos. Consideran que la unión familiar lo es todo y que la vida es mejor cuando las bases y cimientos de la familia están construidos bajo el amor y el respeto.

Feliz pareja con uno de sus 9 tataranietos

Likes:
0 0
Views:
185
Article Categories:
Latinoamerica
error: Content is protected !!